Fidel Castro Ruz

Fidel Castro Ruz

Rating 5 - Votos (1)

20 visitas

Fecha: 28/05/2021

José Martí y Fidel Castro: El gran valor que le concedieron a la historia

José Martí le dio un gran valor a todo lo referido con el análisis y el papel de la  historia. 

También Fidel Castro, un gran admirador y continuador de la obra martiana, patentizó la significación que le concediera a la historia.

Ninguno de  los dos fue, por profesión, un historiador, pero si con sus análisis y criterios expuestos en discursos y trabajos periodísticos evidenciaron la trascendencia de figuras relevantes de la historia de Cuba y opinaron en torno a hechos específicos de gran connotación.

José Martí, por ejemplo, planteó en sus  apuntes, que se reflejan en el tomo 22 de sus Obras Completas: “La historia no es cera que se amolda a nuestras manos caprichosas. Ni cabe, en obra severa, fantasear sobre motivo histórico.”

Martí se mostró partidario del respeto irrestricto por la veracidad a la hora de analizar los acontecimientos de carácter histórico. Precisamente Martí señaló al respecto estas interrogantes:“¿Por qué se ha de falsear la historia? ¿Por qué se ha de tomar pretexto de una mentira para derramar la sangre y segar los recursos del país?”

Igualmente manifestó que los hechos legítimamente históricos son tales, que cuando en sí, a más de reflejar en todo la naturaleza humana, refleja especialmente los caracteres de la época y la nación en que se produce; y dejan de ser fecundos, y aun grandiosos, en cuanto se apartan de su nación y de su época.

Él además destacó que para que perdurase y valiese, para que inspirase y fortaleciese, se debía escribir la historia. 

Martí escribió en trabajos periodísticos, en cartas y ó habló en discursos sobre el inicio de la guerra por la independencia de Cuba el 10 de octubre de 1868, encabezada por Cárlos Manuel de Céspedes, la caída de Ignacio Agramonte, el 11 de mayo de 1873, y la de Carlos Manuel de Céspedes, el 27 de febrero de 1874 así como del simbolismo de la Protesta de Baraguá, el 15 de marzo de 1878, realizada por Antonio Maceo.

Igualmente él expuso consideraciones sobre la vida y obra de grandes luchadores independentistas, tales como Cárlos Manuel de Céspedes, Antonio Maceo,  Ignacio Agramonte, Calixto García, Mariana Grajales y otras figuras.

Martí, a su vez, con su vida y labor en favor de la independencia de Cuba, contribuyó a enriquecer la historia de su tierra natal.

Casi seis decenios después de la caída de José Martí, el 19 de mayo de 1895, en la zona oriental del territorio cubano cuando contribuía con la fuerza de su ejemplo al  desarrollo de la guerra por la independencia de Cuba, un joven abogado, Fidel Castro Ruz, inspirado en el ejemplo y las enseñanzas martianas, también contribuyó al desarrollo de la historia en el país.

Precisamente en el año del centenario del natalicio de  José Martí, Fidel encabezó al grupo de jóvenes combatientes revolucionarios que participaron en los asaltos a los cuarteles “Moncada”, en Santiago de Cuba, y el “Carlos Manuel de Céspedes”, en Bayamo.

En el mes de octubre cuando se le celebraba el juicio Fidel catalogó a Martí como el autor intelectual de esas acciones y además aseguró: “Traigo en el corazón las ideas del Maestro”.

Fidel en su alegato en el citado juicio afirmó en forma categórica: “Condenadme, no importa; la Historia me absolverá.”

Los días  de encierro los convirtió en una jornada de preparación ideológica y tras haber salido de la prisión el 15 de mayo de 1955, de inmediato se dio a la tarea de reorganizar la lucha contra la dictadura militar reaccionaria que existía en el país.

Se vio en la necesidad de salir hacia México y ya, tras jornadas intensas de preparación, el 25 de noviembre de 1956 partió para  Cuba al frente del grupo integrado por 82 expedicionarios en el pequeño yate “Granma”. Siete días después, el dos de diciembre, llegó a la zona suroriental del territorio cubano, por donde se produjo el desembarco por un sitio cercano a la playa Las Coloradas.

El 5 de diciembre los expedicionarios fueron víctimas de un sorpresivo ataque de los soldados de la dictadura. Esto provocó la dispersión de los revolucionarios, una parte de los cuales resultaron capturados y asesinados en los días posteriores.

Sólo un pequeño número de combatientes logró reunirse con Fidel en la zona montañosa de la provincia de Oriente en la etapa inicial de la segunda quincena de ese mes pero a pesar de ser un reducido grupo y contar con muy pocas armas, ratificaron su decisión de continuar la lucha que se prolongó hasta finales de diciembre de 1958.

Tras producirse el triunfo de la Revolución, en enero de 1959, en el transcurso de los años, Fidel pronunció múltiples discursos al participar en actos y eventos de carácter nacional e internacional, incluidas actividades por aniversarios de importantes acontecimientos de carácter históricos.

Y Fidel, al igual que lo había hecho Martí, con su prédica y labor, definió el papel de la historia y contribuyó a su desarrollo.

Él por ejemplo señaló en el discurso que pronunció el 10 de octubre de 1968 en la Demajagua  en la velada conmemorativa por el centenario del inicio de la lucha por la independencia de Cuba: “El estudio de la historia de nuestro país no solo ilustrará nuestras conciencias,  no solo iluminara nuestro pensamiento, sino que el estudio de la historia de nuestro país ayudará a encontrar también una fuente inagotable de heroísmo, una fuente inagotable de espíritu de sacrificio, de espíritu de lucha y de combate.”

También el dos de diciembre de 1971, en el Estadio Nacional de Chile,   comentó al referirse a la historia y la labor de los pueblos: “El pueblo es el gestor de la historia.  Los pueblos escriben su propia historia.”  

Y en 1992, exactamente el 30 de mayo, en el Palacio de Convenciones en La Habana, Fidel al clausurar el Encuentro 20 años después de la creación del Destacamento Pedagógico Manuel Ascunce Domenech, precisó al referirse a la trascendencia del estudio de la historia: “De modo que estudiar la historia y estudiarla a fondo es quizás el instrumento más extraordinario de que dispongamos para trasmitir valores, sentimientos patrióticos, sentimientos revolucionarios, sentimientos heroicos.”

He citado algunos conceptos expuestos por Fidel en los que pone de relieve la importancia del estudio de la historia.

Y recuerdo igualmente que un día como hoy, 28 de mayo, en este caso en 1965, Fidel hizo una valoración sobre el desarrollo de un importante combate llevado a cabo por los integrantes de la tropa rebelde que él dirigía contra los soldados de la dictadura batistiana.

Ese enfrentamiento ocurrió en la zona del Uvero, en la Sierra Maestra.

Los combatientes rebeldes obtuvieron una victoria significativa, al decir de Ernesto Che Guevara, participante en ese combate, dicha victoria marcó la mayoría de edad de tropa rebelde.

Fidel el 28 de mayo de 1965 detalló al respecto que ese fue el primer combate de proporciones grandes librado contra aquellas fuerzas de la tiranía por los revolucionarios.

Tras ofrecer detalles precisos del por qué se llevó a cabo ese combate, que fue muy intenso y prolongado, y la significación que tuvo la victoria, Fidel también aseguró: “Cuando aprendimos a quitarle las armas al enemigo habíamos aprendido a hacer la Revolución, habíamos aprendido a hacer la guerra, habíamos aprendido a ser invencibles, habíamos aprendido a vencer.”

Su opinión importa
Déjenos sus comentarios




Cuando haga su comentario tenga en cuenta que:

  • No debe usar palabras obscenas u ofensivas.
  • Deben estar relacionados con el tema..
  • No se publicaran los que incumplan las políticas anteriores.

0 comentarios insertados