Ciencia, técnica y medio ambiente

Ciencia, técnica y medio ambiente

Rating 0 - Votos (0)

7 visitas

publicado el 20/05/2021

Complejo 1830-Mesón de La Chorrera

Villa Miramar ¿Por qué hoy se le llama Restaurante 1830?

La Mezquita o popularmente conocida como: La Glorieta, conforma una de las instalaciones que complementan los jardines de la famosa y bella Villa Miramar (Hoy Restaurante 1830). Al ser una fastuosa residencia cuyos propietarios eran familiares del Dr. Carlos Miguel de Céspedes, (1881-1955), quien fungía como Secretario de Obras Públicas durante el Gobierno Republicano de Geraldo Machado Morales (1925-1929).

Para acometer la obra de “La Mezquita”, fue necesario traer los obreros y todos sus materiales desde Sevilla, España. Estando compuestos por azulejos traídos de la cartuja de Sevilla y adornada con finos mármoles y caprichosos arabescos. Mientras que para incorporar el domo de La glorieta, fue indispensable traer cada pieza de la India, a un costo de la época de 200 000 pesos

La residencia Villa Miramar surge en los terrenos donde radicaba el viejo Hotel Arana, este es demolido en su espacio se levanta la mansión. Siendo los padres Carlos Manuel de Céspedes y Eloísa Ortiz, los primeros propietarios.

Con la caída de Geraldo Machado el 12 de agosto de 1933, Villa Miramar fue saqueada y destruida. Pero en cambio, “La Mezquita” constituyó uno de los pocos inmuebles que sobrevivieron el incendio y el asalto desplegado por la población como expresión de rechazo y rebeldía, contra los “magnates “de la dictadura de Machado; estos hechos históricamente se conocen como la Revolución del 33.  Con el Gobierno de los 100 días en 1934, se cede la residencia Villa Miramar a una Asociación de ciegos.

 En 1937 Carlos Miguel de Céspedes restaura la propiedad, pero no con la misma opulencia y esplendor que contenía su diseño arquitectónico inicial. Con su en 1939, la propiedad de la residencia pasó a mano de su viuda Eloísa Ortiz y sus hijos, teniendo que pagar 1850 pesos de impuestos.

En 1948, el inmueble forma parte de la herencia de Carlos Miguel de Céspedes y Ortiz quien rápidamente forma la Compañía de Propiedades Urbanas SA. con domicilio en O´Relly # 359, como consta el contrato establecido desde el primero de diciembre de 1944.

 

El doctor Carlos Miguel de Céspedes fallece antes de cumplir los 74 años de edad. Fue entonces que sus hijas Margarita, Martha y Diana de Céspedes Johanet, decidieron alquilar el local a José Curráis Fernández, propietario del famoso Bar-Restaurante habanero de: La Zaragozana, especializado en pescados y mariscos, estando ubicado en Monserrate # 355 entre Obispo y Obrapía. Los Curráis asumen la tercera restauración de la edificación para convertirla y bautizarla un 31 de diciembre de 1958, en la sucursal de La Zaragozana bajo el nombre de "Restaurante 1830” debido a que los Curráis habían abierto el Bar-Restaurante habanero La Zaragozana, precisamente en esa fecha, de ahí el nombre: 1830. La instalación culinaria llega a funcionar como tal hasta 1961, cuando es intervenida por acuerdo del gobierno revolucionario.

El aprovechamiento de las áreas exteriores, al aire libre y bajo las estrellas, con vista a realizar actividades y celebraciones privadas, forma parte de sus principales propósitos para rescatar los valores históricos – tradicionales de la mansión, en consonancia con la admiración de sus perímetros más sagrados: La Mezquita y La isla japonesa “Koisima”.

Hoy en día, y a pesar de sufrir evidentes descuidos que se complementan con los embates del mar que le causan graves y progresivos daños; no deja de ser un área de atracción para quienes la visitan.

Creado por MSc: Olaida Cañizares   

Su opinión importa
Déjenos sus comentarios




Cuando haga su comentario tenga en cuenta que:

  • No debe usar palabras obscenas u ofensivas.
  • Deben estar relacionados con el tema..
  • No se publicaran los que incumplan las políticas anteriores.

0 comentarios insertados