Leyendas y tradiciones

Leyendas y tradiciones

Rating 0 - Votos (0)

6 visitas

publicado el 11/03/2021

EL CAÑONAZO DE LAS NUEVE

El disparo del cañonazo de las nueve es una singular ceremonia que tiene lugar todos los días en horas de la noche en la capital cubana y que en la actualidad es fuente de atracción tanto para los cubanos como para muchas personas que de diferentes lugares del mundo visitan nuestro país. Esta ceremonia se realiza en el Castillo de San Carlos de La Cabaña, que es la mayor de las antiguas fortalezas militares de la época colonial existentes en Cuba.

A mediados del siglo XVIII la ciudad de La Habana estaba rodeada de una fuerte y gruesa muralla la que la protegía de los ataques de corsarios y piratas. La muralla tenía varias puertas. En esa época era costumbre efectuar un disparo a las 4 y 30 de la madrugada para anunciar a la población que las puertas de la muralla serían abiertas. A las ocho de la noche otro cañonazo advertía que los puentes serían levantados y las puertas cerradas. Se estima que el primer cañón utilizado para este fin fue el denominado “El  Fuerte”. Después fueron empleados otros cañones con nombres significativos, tales como Luperto, la Hermosa y otros.

Con el decursar del tiempo el cañonazo fue traspasado para las nueve de la noche. Cuando las murallas fueron eliminadas en la segunda mitad del siglo XVIII  continuó la tradición de seguir efectuando el disparo sólo en horas de la noche.Pero el 21 de junio de 1942 esa tradición fue interrumpida cuando el jefe del ejército cubano, el general Manuel López Migoya, anunció la suspensión del disparo señalando que había que ahorrar pólvora “porque estamos en tiempo de guerra.”

En esa época se estaba desarrollando la segunda guerra mundial. Pese a las protestas del pueblo el cañonazo dejó de escucharse hasta después de finalizada la guerra.  A partir del 1 de diciembre de 1945 se reanudó la célebre tradición de realizar el cañonazo de las nueve.El  cañón  que suele  ser utilizado para efectuar el citado disparo es el conocido por Luperto cuya construcción data de 1736 y pertenece a la 21 batería.

Pero para evitar que el disparo dejé de producirse si el “Luperto” falla hay un cañón moderno listo para hacer que se sienta el cañonazo de las nueve. Desde hace años la ceremonia de efectuar el disparo a las nueve de la noche ha cobrado mucha popularidad e incluso los artilleros que participan en la realización del cañonazo visten los trajes tradicionales de la época en que se inició esa tradición. 

El cañonazo de las nueve constituye una de las más pintorescas tradiciones que tiene lugar en Cuba y en La Habana en específico y algo que lo distingue es que no se trata de una fiesta popular que se realiza en determinada época del año, sino que es  algo que ocurre todos los días. Y sirve, además, para que muchos habaneros y visitantes que se encuentren en la ciudad, en zonas cercanas a donde se realiza el disparo, puedan ajustar sus relojes, porque no le quepa duda el cañonazo es a las nueve en punto.

 

 

 

Su opinión importa
Déjenos sus comentarios




Cuando haga su comentario tenga en cuenta que:

  • No debe usar palabras obscenas u ofensivas.
  • Deben estar relacionados con el tema..
  • No se publicaran los que incumplan las políticas anteriores.

0 comentarios insertados