Logo Logo
Banner 1-2.jpg

Buena Fe anuncia concierto en teatro Carlos Marx, con medidas de distanciamiento

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 5.00 (1 Vote)

buena fe

El reconocido dúo cubano Buena Fe ofrecerá un concierto en el teatro Carlos Marx los próximos 19, 21, 26 y 28 de noviembre, con respeto a todas las medidas para evitar la propagación de la COVID-19.

Así lo anunció el líder de la agrupación, Israel Rojas, en un mensaje de video compartido desde su cuenta en la red social Facebook.

"Desde noviembre de 2019 no hacemos un concierto en el Carlos Marx, la nueva situación sanitaria permitirá que en una condición limitada empiecen a abrirse algunos teatros. Será un concierto tranquilo, pero no por eso menos intenso", aseguró Rojas.

Las entradas estarán a la venta próximamente, y permitirán disfrutar de la buena música cubana, en un entorno respetuoso de las medidas sanitarias para evitar la propagación del nuevo coronavirus.

Cuba con otra propuesta de vacuna contra la COVID-19

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

nueva propuesta de vacuna

Foto: Prensa Latina
 

El registro público cubano de ensayos clínicos inscribió otra propuesta de candidato vacunal contra la COVID-19.

Se trata de Soberana 01 A, proyecto contra la enfermedad que se llevará adelante de manera paralela al primer ensayo registrado por el Instituto Finlay de Vacunas destinado a evaluar seguridad, según datos publicados en el sitio web de esa entidad.

Incorporado al registro el sábado último, otro de los objetivos de la nueva investigación es explorar la inmunogenicidad de diferentes formulaciones de los candidatos vacunales FINLAY FR-1 y FINLAY FR-1A en distintos esquemas.

De manera análoga al primer ensayo, el estudio que entra en fase I es aleatorio y a doble ciego, con un tamaño de muestra de 60 voluntarios, e incluirá personas de ambos sexos en edades comprendidas de 19 a 59 años y divididos en tres grupos. El inclusión de voluntarios, según el programa oficial, comenzó este lunes.

El primero recibirá vía intramuscular altas dosis de FINLAY FR-1 más adyuvante, tratamiento que alcanzará los 28 días; mientras al segundo se le administrará también la misma proporción de la nueva formulación vacunal en idéntico periodo de tiempo.

El tercer grupo será inoculado con la nueva propuesta, pero en bajas dosis; y según el programa previsto, la fase I de este ensayo debe concluir el 9 de noviembre.

A fines de agosto la institución líder en el desarrollo de vacunas en Cuba comenzó su primer ensayo clínico del candidato anti-Covid-19, bautizado como Soberana 1, que transita de manera positiva en sus investigaciones.

amss/Tomado de Prensa Latina

A Omara, mis respetos

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

querida Omara

 Omara Portuondo. Foto: Omara Portuondo/ Facebook.

 Por: Thalía Fuentes Puebla

La última vez que escuche en vivo a Omara Portuondo fue en el Jazz Plaza 2020, en enero. De ahí, hasta la fecha, muchas han sido las actividades para homenajear a la diva del Buena Vista Social Club, pues pocas veces se llega a 90 años de vida con un currículum dedicado por completo a la cultura cubana.

A Omara Portuondo se le conoce en Cuba entera como la mujer que vi esa noche en la sala Avellaneda del Teatro Nacional de Cuba:  simpática, risueña, que baila pese a las secuelas inevitables del paso de los años. Esa noche no quería parar, porque Omara es así, no se contenta sino está haciendo bailar y gozar al público. La recuerdo así, de verde, con su característico pañuelo rematado en una gran lazada sobre la cabeza, tan diva, tan Omara.

Más allá de sus cualidades sonoras- indiscutible para los que sepan de música y hasta para los que no- a la novia del feeling se le distingue por su cubanía, esa misma que ha defendido por más de siete décadas por todos los continentes. Ella es de esas artistas que integran la lista de lo que más vale y brilla de la cultura cubana, y sobre todas las cosas, se siente orgullosa de ser parte.

Omara tiene una perfecta sincronización en su voz, una cadencia como pocas y una armonía musical que enamora. Junto al carisma y la capacidad de improvisar, el espectáculo se vuelve magia, magia que atrae y hace inevitable que sus coros sean seguidos al unísono por el público.

Quién no ha escuchado “Dos gardenias” o “Lágrimas negras” en la voz de Omara Portuondo. Ella lleva el arte en el ADN, en la sangre, en el cuerpo. La piel de quien la escucha se eriza desde la primera letra. Su voz no cambia, aunque pasen los años, la misma que la distinguía en el cuarteto Las D’Aida.

“La segunda voz de Omara no es muy común, hilvana un ‘contrapunto’ que no es clásico, no es el que hace cualquier cantante... claro, para que esto ocurra hay que tener muy bien controlado el oído armónico, ser capaz de escuchar todas las notas que conforman un acorde, de ir imaginado cuál es el que viene, porque, el problema de un ‘contrapunto’ es el saber de dónde sale y hacia dónde va, todo esto tiene una determinada lógica, y es muy importante a la hora de la ‘improvisación’, por eso, tocante a esto, ¡es estupenda!.”, dijo en una ocasión Rey Montesinos.

Premio Nacional de Música (2006), Grammy Latino (2009), Distinción Gitana Tropical por la Dirección Provincial de Cultura de La Habana (2012), Premio La Mar de Músicas 2013, Orden Lázaro Peña de Primer Grado (2017), Doctor Honoris Causa conferido por una fundación mexicana de académicos (2017), Doctor Honoris Causa en Artes que otorga la Universidad de las Artes (2018), son algunas distinciones y méritos obtenidos por la artista cubana. Todos, y cada uno de ellos, merecidísimos.

Omara no ha parado su quehacer en los últimos tiempos. Lo mismo está en Matanzas, que le canta a La Habana, que hace conciertos con Roberto Fonseca o canta junto a Cimafunk. Omara es indiscutiblemente una mujer de pueblo. Pensar en Omara sin pensar en Cuba no sería posible. Ella tiene un pacto con el arte y lo lleva como bandera. Y hoy, la cultura cubana en su día, hace una pausa para homenajearla.

Hace poco tiempo me pidieron hacer una lista con cuatro preguntas, solo cuatro, en caso de que se me diera la oportunidad de entrevistarla. Cientos de opciones vinieron a la mente: ¿Cuánto influyó en Omara el nacer en el barrio de Cayo Hueso? ¿Qué significa la música para Omara? ¿Cuál es el mayor aporte de Omara a la cultura cubana? ¿Cómo quisiera que el pueblo la recordara cuando ya no esté? Cientos de preguntas, y solo pensaba en la respuesta a la última.

Al menos yo la recordaré tan cálida como ese día en la sala Avellaneda del Teatro Nacional. Allí afirmó que iba a existir Omara para rato, y si hay algo de lo que no dudo es de eso, porque hay personas que llegan y es tan grande la huella que dejan, que es imposible borrarla. A Omara, mis respetos.

Aunque dura la experiencia por la COVID-19, fue mi oportunidad de ayudar a otros

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

yannierFoto: Rodolfo Blanco Cué

Cuando al joven Yannier Leonardo del Toro lo diagnosticaron positivo a la COVID-19, el 15 de marzo último, su primera preocupación fue haber contagiado a su madre, una anciana de más de 70 años, con la cual solo había compartido hora y media tras su llegada al hogar en la ciudad de Camagüey, procedente de Italia.

Él, quien se encontraba en esa nación como parte de la tripulación de la nave Ópera, de la compañía de cruceros MSC, se convertía así en el inicial caso positivo al SARS-CoV-2 en la provincia camagüeyana.

Según rememoró, cuando esa región se convirtió en el epicentro mundial de la pandemia, al poco tiempo supo que cesarían esas operaciones marítimas y regresaría a casa.

“Recibí la noticia con cierta alegría; pero a la vez con mucha preocupación, pues el temor al estar ya contagiado y aún no presentar los síntomas siempre estaban presentes, más aún cuando el orbe cada día se complicaba con la enfermedad, y podía ser yo quien infectara a otros”.

Su rostro, por lo general risueño y sereno mientras conversa, muestra cierta tristeza al recordar esos difíciles momentos cuanto aparecieron las primeras fiebres y malestares, bastante intermitentes al inicio; lo cual le hacía aferrarse a la esperanza de que fuese otra dolencia, y no precisamente el coronavirus.

“Desde el primer síntoma sospeché que podía estar enfermo y por ese motivo me mantuve lo más alejado posible de las personas, e incluso de mi esposa durante todo el trayecto de regreso a la Isla; y en mi retorno desde La Habana hasta Camagüey, pues mi vuelo aterrizó en la capital”.

A pesar de que tenía enormes ganas de ver a toda mi familia otra vez, ya que llevaba casi un año fuera, les prohibí que me visitaran e inmediatamente acudí a mi área de salud más cercana; y gracias a eso agradezco hasta el día de hoy que no se lo transmití a nadie más, pero sí pudo haber ocurrido; y eso aún de pensarlo me atemoriza, relató.

Su diálogo se torna un poco sombrío al hablar de la semana que permaneció ingresado en el Hospital Clínico Quirúrgico Amalia Simoni, pues afirmó, ante el poco conocimiento que existía sobre el virus, no solo en Cuba, sino en todo el planeta, los protocolos de atención, los medicamentos, los análisis y chequeos estaban en constante variación.

“Aunque siempre traté de mantener una actitud positiva, de apoyo y de entendimiento con el equipo médico, la incertidumbre era notable; y por eso mi agradecimiento a cada uno de ellos, quienes me atendieron sin descanso las 24 horas del día hasta que fui trasladado al Hospital Militar Octavio de la Concepción y de la Pedraja, donde permanecí por 18 días”.

Cierto destello se observa en su mirada al hablar del alivio emocional que sintió cuando dejó de estar reportado de grave; porque la enfermedad se complicó, pero su evolución fue favorable y ponía mucho de su parte, principalmente, porque sabía de cuanto sufrían desde afuera su familia y amigos, siempre todos al tanto de su estado.

Fueron momentos muy duros para todos ellos, había temores de algunas personas quienes los señalaban como posibles culpables de poder transmitir el virus. Fue como un estigma que se creó, comentó.

La jovialidad de su carácter le impide guardar rencores, e insiste que siempre los comprendió; pues era mucho el temor existente sobre la pandemia, y ser el primero en padecerla en la provincia tal vez haya sido un punto a favor para infundir esos miedos.

Aunque no es una persona tímida, sí resulta de los que rehúye de las entrevistas, y de todo vestigio de reconocimiento público.

Sin embargo, si se le observa bien, muy escondido en su mirada tiene un poco de orgullo cuando recibe algún elogio por formar parte de los pacientes recuperados de la COVID-19 seleccionados en el territorio para la ejecución del programa de extracción de plasma hiperinmune, mediante el proceso de plasmaféresis automatizada para obtener anticuerpos contra esa peligrosa enfermedad.

“Cuando ya estuve de alta y los especialistas acudieron a mí para ser parte de esa iniciativa, no lo dudé un segundo, era mi manera de ayudar a otros que estaban atravesando por lo que yo pasé”; aseveró.

Es así como se mantuvo hasta hace apenas un mes haciendo tan humanitario aporte a la salud y la vida de otros.

Llegado ese punto de la conversación ya su rostro se percibe un poco más liberado de tan malos recuerdos, y sí con mucho optimismo habla sobre cómo intenta cada día crear conciencia a su alrededor acerca de con cuánta disciplina se deben cumplir las medidas pertinentes para evitar el contagio.

Este coronavirus no tiene cara ni preferencias, y que a todos nos puede tocar es cierto; pero sí le podemos poner freno siendo conscientes y cuidándonos mucho, porque ya está demostrado que nadie es inmune a él, afirmó.

Al preguntarle sobre sus planes inmediatos asegura que una vez todo este “enredo mundial” culmine retomará sus funciones en la compañía de cruceros hasta culminar su contrato y regresar definitivamente a la patria.

Esta será una historia que le contaré a mis hijos, de cuando temí por mi vida y la de mis seres queridos; y será el momento donde siempre les insistiré en cuánto deben valorar y cuidar su salud, pues esa es prácticamente la principal garantía de poder disfrutar la vida junto a los seres queridos, algo que por momentos cuando estuve enfermo temí perder, concluyó.

Aunque ya culminábamos la entrevista, sus ansias de terminar ya eran más evidentes; y otra vez insistió en que no disfrutaba de tales protagonismos, justo momento en el cual una llamada a su celular puso punto final a nuestro intercambio, y con amplia sonrisa se despidió, debía cumplir con un asunto familiar.

Yanais Vega Bacallao

amss/Tomado de ACN

Docentes de otras provincias retornan desde hoy a La Habana

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 4.50 (1 Vote)

docentes de las provinciasMaría Elena Álvarez Ponce | Fotos: ACN

La Habana, 20 oct (ACN) Los profesores residentes en otras provincias y que en La Habana laboran comenzarán a llegar este martes a la capital, para de inmediato sumarse a los preparativos para la reanudación del curso escolar 2019-2020 el venidero dos de noviembre.

Hablamos de cerca de tres mil docentes -muchos, incluso, directores de escuela-, que a sus hogares habían regresado a mediados de julio, para disfrutar de unas merecidas vacaciones, y a quienes la compleja situación epidemiológica que hasta hace poco vivió La Habana, hizo imposible hasta ahora reincorporarse a sus colectivos de trabajo.

A este contingente de educadores se ha referido más de una vez la doctora Ena Elsa Velázquez, ministra de Educación, sobre todo para reconocer su participación en la batalla contra la COVID-19 en los meses en que permanecieron en la capital, tras el comienzo de la pandemia, durante los cuales cumplieron importantes misiones asignadas por el Consejo de Defensa Provincial.

Con la reanudación del año académico 2019-2020 el primero de septiembre en la mayor parte del territorio nacional, e impedidos de regresar a La Habana, estos profesores se vincularon a centros de enseñanza cercanos a sus hogares para continuar su preparación y -por qué no- brindar su aporte al proceso docente-educativo.

A sus escuelas traerán la evaluación de su labor en esta etapa, considerada trabajo a distancia y un buen entrenamiento, que les permitirá contribuir, y mucho, a los preparativos para el retorno a las aulas en la capital, donde se trabaja arduamente en todo lo referido a la organización escolar y la creación de condiciones que aseguren el estricto cumplimiento de las medidas higiénico-sanitarias en cada una de la mil 209 instituciones educacionales con que cuenta.

Preparadas para recibir a estos miles de docentes, fuerza invaluable e imprescindible, estarán las villas de alojamiento, 11 en total y de las cuales ocho fueron utilizadas los últimos meses como centros de aislamiento, razón por la cual han sido cuidadosamente desinfectadas y algunas, incluso, objeto de mantenimiento.

Entre los primeros en regresar a La Habana se cuenta un grupo de profesores de Holguín, que debe llegar hoy en el mismo tren que este viernes cubrió la ruta en sentido opuesto para llevar de vuelta a casa a cientos de viajeros de esa y otras provincias varados en la capital a causa de la pandemia.

Felicidades Capitalinos por El Día de La Cultura Cubana

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

Felicidades Capitalinos en El Día de La Cultura Cubana

Aquel día los clarines se confundieron con el aroma del incienso, el olor de la pólvora y el verdor de la manigua: un salmo mayor convidaba al combate recién estrenado en Yara, y desde entonces la cultura cubana se echó a galopar.

Y galopó por valles y serranías, sobre los adoquines y el asfalto, entre salones selectos y patios de solar; y en su paso le fueron creciendo raíces tricolores de las que germinó lo esencial de una nación que empinó su grandeza en busca de una estrella.

Es por eso que el Día de la Cultura Cubana no es la sola evocación de aquel instante cuando Cuba se dio su propio himno. Es el resumen de todo lo que somos y seremos: esa fiesta innombrable, al decir de Lezama, donde predicamos lo nuestro cada día para que el amanecer se anuncie con el canto de los gallos de Mariano, la tarde pertenezca a Sindo cuando sus colores se filtran en un vitral de Amelia, y la noche cubana le deba a Portillo de la Luz su alma bohemia.

Una fiesta innombrable donde se tensan las cuerdas y los cueros, para que desde un concierto a un bembé quepan la fe ancestral y el exquisito goce del espíritu. Una fiesta innombrable que trasiega motivos para que Cecilia baile una rumba en el reino de este mundo, mientras Matamoros le ofrece una serenata a la Gitana Tropical.

Así somos y seremos siempre porque el 20 de octubre de 1868 la cultura cubana se echó a galopar, y desde la raíz hasta la estrella comenzamos a reconocernos a nosotros mismos en la grandeza de un himno. La manigua se estremecía de coraje, la patria contemplaba orgullosa a sus libertadores y la palma desde entonces cautivó con su arrullo al universo.

Copyright 2018 -- Empresa de Aplicaciones Informáticas, DESOFT. v 1.0 Ultima actualización 07 de febrero del 2019