Con un reconocimiento a todos los capitalinos, cuyo trabajo en diversos sectores, aportó a las celebraciones por el aniversario 501 de la villa de San Cristóbal de La Habana, inició sus palabras este martes, Luis Antonio Torres Iríbar, presidente del Consejo de Defensa Provincial (CDP).

Resaltó la manera eficiente en que muchos laboraron durante largas jornadas, sin descuidar el enfrentamiento a la COVID-19, las diversas obras inauguradas o muchas a las que dieron mantenimiento, y el protagonismo de la Oficina del Historiador de la Ciudad.

Al debatir las opiniones de la población, se conoció que muchas denuncian indisciplinas sociales en la actual etapa y llaman a un mayor rigor de las medidas de bioseguridad.

Como es tradición, analizaron las características de las últimas personas positivas a la COVID-19, muchas de las cuales son viajeros que recientemente arribaron al país, de ellos, más de 2 280 permanecen en aislamiento.

Torres Iríbar instó a explicar bien a familiares y personas cercanas a quienes vienen del exterior, los peligros a los que se exponen en caso de violaciones de las normas.

Reiteró que debe mantenerse la disciplina en el aeropuerto, y hacer comprender a la población que a esas instalaciones solo deben asistir, para recibir a quienes llegan, un mínimo imprescindible de personas. 

Serán analizados los médicos de la familia que permiten que algunos viajeros violen el ingreso domiciliario y a estos últimos si incumplen el aislamiento social, y con ello propician la contaminación de otros ciudadanos, les aplicarán medidas legales. 

Situación epidemiológica

Luego de procesar la víspera 4 344 muestras en la capital, ninguna resultó positiva a la COVID-19, mientras acumulan tres casos sin fuente de infección demostrada, en los municipios de Diez de Octubre, Arroyo Naranjo y Centro Habana. 

La tasa de incidencia se incrementó en los últimos 15 días y ahora es de 1,69 casos por cada 100 000 habitantes, aunque esta disminuye en relación con la jornada anterior.

La provincia cumple con los parámetros de la aún no declarada etapa de nueva normalidad.

Existen diez controles de focos activos con pacientes confirmados, distribuidos en seis municipios. Todos con medidas de refuerzo aplicadas. De ellos, cinco están relacionados con casos autóctonos de la comunidad e igual número con viajeros. 

Este lunes no abrió ningún foco y cerraron dos, uno en el municipio de Cotorro y otro en Arroyo Naranjo.

La Inspección Sanitaria Estatal visitó 489 centros y realizó 65 acciones, de ellas, 55 multas. 

En el día ingresaron en hospitales 67 pacientes, egresaron 43 y permanecen en estas instituciones 154. Está reportada una persona grave en el hospital Salvador Allende.

El Presidente del CDP y su vicepresidente, Reinaldo García Zapata, revisaron cada uno de los casos y convocaron a redoblar la exigencia a las autoridades sanitarias.

Al resumir el encuentro Torres Iríbar definió como asunto principal seguir organizando y aplicar mejor el sistema para controlar a los viajeros y sus contactos.

Dijo que a los visitantes provenientes del exterior hay que darle seguimiento desde el mismo momento del arribo, porque el nivel de transmisión de la pandemia puede ser grande si alguno llega siendo positivo a la COVID-19. De igual forma es necesario tener controlados a los contactos, que mayormente son sus familiares y amigos.

También orientó establecer un sistema de divulgación y promoción, tanto en el campo de la Salud, la higiene y epidemiología, como desde el punto de vista legal, de las implicaciones que pudieran tener indisciplinas, como las de quienes declaran que vienen para un municipio y luego, sin autorización, recorren otras localidades.

IrÍbar llamó a evaluar y adoptar medidas con quienes sean irresponsables, porque si hemos dicho que los huéspedes que arriban de otras naciones deben permanecer en aislamiento estricto, eso debe cumplirse, y el papel del médico y enfermera de la familia es esencial en tal sentido, para evitar un rebrote de la pandemia.