Con el análisis de inquietudes y los estados de opinión de la población, vinculadas a diferentes temas, comenzó la reunión de este viernes 29 de enero de 2021, del Consejo de Defensa Provincial de La Habana.

En especial, Luis Antonio Torres Iríbar, presidente del órgano, destacó el reconocimiento del pueblo a la actitud del Ministerio de Cultura ante quienes dicen quieren diálogo cuando no es así, sino que pretenden desestabilizar la Revolución.

De igual manera, en cuanto al tema de la atención del personal de Salud , el también Primer Secretario del Partido en la capital , comentó que más allá de los números, de mejorar las cifras y resultados, debe primar la atención de calidad de los trabajadores de ese sector hacia los ciudadanos, así como un mejor papel de los Consejos Populares en el combate a la COVID-19.

La organización oportuna de las colas, utilizando en varias oportunidades las aplicaciones para tal función, es algo que agradece el pueblo capitalino en sus comentarios.

El análisis de los casos de la COVID-19 centró una vez más la reunión, así como el deber de cumplir en tiempo la entrega de los resultados de los PCR. A su vez, la continuidad de las inspecciones a diferentes centros de producción como los relacionados con el pan.

El combate continúa, aseguró Torres Iríbar, y para tales acciones se asocian los órganos del Ministerio del Interior (MININT), la Fiscalía, Fiscalización, la Empresa Provincial de la Industria Alimentaria (EPIA) y la Cadena del Pan.

Por otra parte, se coordina la retirada de los profesores generales integrales de sus villas. A principios de la próxima semana, precisó Reinaldo García Zapata, vicepresidente del CDP, deben estar vacías para utilizarlas en función de aislar a los contactos de casos positivos de la COVID-19.

Fue noticia que en La Habana ya existe un nuevo laboratorio que contribuirá al procesamiento de muestras de los controles de foco y el PCR de los viajeros al quinto día.

En la reunión también se reconoció el trabajo desempeñado por el doctor Carlos Alberto Martínez Blanco, quien culmina sus funciones como Director Provincial de Salud y pasará a desempeñar otras labores en el Ministerio de Salud Pública; en su lugar asume como nuevo director de ese sector en la capital, el doctor Emilio Delgado Iznaga, quien se desempeñaba como Director de Medicamentos y Tecnología en el propio ministerio.

Igualmente, en el CDP se dio a conocer que existen entre 95-100 controles de foco en análisis para su cierre y en la jornada de ayer se cerraron más de 100.

En la cuidad se acumulan 1 139 controles de foco, en los 15 municipios; todos con medidas de refuerzo y el 5,7 % de ellos está relacionado con viajeros.

La Habana confirmó, al cierre del día de ayer, 312 casos positivos a la COVID-19.

Las máximas autoridades de la provincia hicieron énfasis en la vigilancia epidemiológica en los centros laborales para que no se propague la enfermedad, para lo cual debe existir una alta responsabilidad por parte de los directivos y funcionarios municipales.

Existen diez pacientes críticos y 11 graves, y se lamenta un fallecido en la pasada jornada.

Durante el encuentro se insistió en los protocolos médicos y epidemiológicos en los que aparece, por ejemplo, cuántos trabajadores hacen falta para las pesquisas por territorio, el mejor horario para llevarlas a cabo, el tratamiento de los diferentes síntomas de la enfermedad, el manejo de los enfermos una vez ingresados y en dependencia de la complejidad de su situación, entre otros aspectos.

El objetivo que persiguen estos documentos es la atención oportuna y el combate de los críticos y graves, es decir que los pacientes no lleguen a este estado.

Asimismo se llevan a cabo diálogos de expertos en el país en relación a las comorbilidades.

Torres Iríbar insistió en que todo está escrito y hay que ser más rigurosos con el cumplimiento, además de potenciar el contacto de los médicos y enfermeras con los pacientes, pues las personas deben salir satisfechas, más  aún cuando se ha dedicado un gran número de recursos materiales. Los recursos humanos y la sensibilidad no pueden faltar, concluyó.