Logo Logo
Banner 1-2.jpg

La insomne pupila de Rubén Martínez Villena

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 5.00 (1 Vote)
Villena
Foto: Tomada de Internet

Rubén Martínez Villena presagió en unos versos que moriría prosaicamente. Quizás hubiera preferido correr la suerte de Julio Antonio Mella, el líder revolucionario que ya había muerto acribillado a balazos en calles mexicanas. O caer en medio de un combate, como lo haría después el poeta Pablo de la Torriente Brau en Majadahonda, compartiendo trincheras con los republicanos españoles.

Con la voluntad intacta y los pulmones destrozados, lamentaba Rubén que la muerte le llegara de un modo tan inútil para la causa a la que había ofrendado su existencia. Tenía mucho que entregar aún a la justicia social su juventud tronchada a destiempo; había todavía en su intelecto y en la mirada de sus ojos claros esa luz meridiana que le adivinó muy tempranamente el Generalísimo Máximo Gómez.

Cuántas cargas para matar bribones hubiera deseado asumir en la primera línea, y a cuántos criminales y corruptos gobernantes posteriores a Gerardo Machado habría llamado también asnos con garras. Pero fueron demasiado cortas las alas de su vida para sostenerlo en vuelo hacia las altas nubes de sus sueños redentores.

Anticipó Villena, sin embargo, que aquel 16 de enero de 1934 no se cerrarían sus ojos definitivamente. Quizás supo desde entonces que ahora estaría a nuestro lado con el párpado abierto, iluminando con el fulgor de su pupila insomne el camino hacia las difíciles y decisivas cargas que reclaman estos tiempos.

Pin It

Escribir un comentario

Cuando haga su comentario tenga en cuenta que:
- No debe usar palabras obscenas u ofensivas.
- Los comentarios deben estar relacionados con el tema.
- No se publicarán los comentarios que incumplan las políticas anteriores.

Código de seguridad
Refescar

Copyright 2018 -- Empresa de Aplicaciones Informáticas, DESOFT. v 1.0 Ultima actualización 07 de febrero del 2019