Logo Logo
Banner 1-2.jpg

Gracias Leal

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 4.00 (1 Vote)

gracias

Luis Morlote, presidente de la UNEAC firma el libro de condolencias por el fallecimiento de Eusebio Leal Foto: Nayaren Rodríguez Socarrás

Personas de los diversos municipios de la capital y de otras tierras de Cuba y fuera del país, se reunieron desde las 2:00 p.m. en larga fila para homenajear a Eusebio Leal Spengler, Historiador de La Habana, con palabras y firmas plasmadas en el Libro de Condolencias que quedarán para la posteridad.

Las voces no se sienten; los que hasta el Palacio de los Capitanes Generales, actual Museo de la Ciudad llegaron se encuentran en su mayoría absortos y en silencio, incrédulos aun de la muerte, con ojos rojos o a punto de llorar pues, como dijera la arquitecta Perla Rosales Aguirreurreta, directora adjunta de la Oficina del Historiador, “es casi como que la brújula se nos ha perdido”.

Rosales destacó que Eusebio pidió hasta el último minuto la unidad: “Únanse Perlita, únanse. La unidad del equipo, todos juntos, bajen, sigan tocando la base, empuja a los compañeros hacia la tierra, que todos oigan al más pobre, al más humilde.

“…Va a ser muy difícil sin Leal”, reconoce la directora, quien lo comparó con una luz que los guiaba en todo momento y apuesta, a la vez, por seguir defiendo los logros alcanzados y llevar a cabo lo que el Historiador dejó bien claro que aún faltaba por realizar.

De igual manera, Luis Morlote Rivas, presidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac), declaró: “es un dolor inmenso, un vacío tremendo. Yo creo que el compromiso de los escritores y artistas tiene que ser aportar, no en la dimensión en que lo hacía Eusebio pues él hacía lo que muchos podemos hacer si nos sumamos; él tenía esa capacidad”.

Aportar “es un homenaje a sentirlo vivo y seguir luchando por el patrimonio y las cosas bellas porque Eusebio no solo defendía lo bello físico, sino que hablaba también de defender lo mejor del ser humano”, expuso Morlote, quien fuera el primero en firmar el libro de condolencias, e hizo alusión a la dolencia mostrada por el pueblo de Cuba, a lo largo y ancho del país.

Detalles como las sábanas blancas en los balcones, flores junto al Caballero de París y carteles agradeciendo a la figura del Historiador de la Ciudad no podían faltar en La Habana pues, según el presidente de la Uneac y muchos de sus compañeros, el corazón de Leal está en La Habana y él seguirá vagando en este pedazo de Patria.

Amigo, compañero, pilar de la cultura cubana, intelectual, orador excepcional, maestro, hombre del pueblo constituyen algunos de los sustantivos con los cuales le rinden tributo quienes se dieron cita en ese rincón de La Habana Vieja tras su desaparición física. Mas para algunos, Eusebio no morirá.

“El libro de condolencias es un digno respeto y homenaje a su obra, a lo que es todavía porque aún estamos en negación. Y tiene que ser en el Palacio de los Capitanes Generales, donde él comenzó todo su trabajo de restauración cuando era poco más que un adolescente y se había integrado al movimiento revolucionario”, insistió Michael González Sánchez, director de Patrimonio Cultural de la Oficina del Historiador y director del Museo de la Ciudad.

“Aquí comenzaría a ver, a poner a prueba su sentido autodidacta, a enriquecer su cultura, a tener un gran conocimiento, a trabajar entonces en este edificio y con un grupo mínimo de colaboradores, como él siempre nos recuerda, empezó la obra de restauración de la Oficina. Este es su palacio y lo llevó a la máxima expresión”, alegó González, quien declaró que a este palacio volvía Leal cada vez que buscaba paz.

Por su parte, Félix Julio Alfonso, historiador adjunto de la Oficina del Historiador de la Ciudad, dijo que “estamos cumpliendo un deber de gratitud y de honra hacia ese cubano universal que fue Eusebio” y la gesta épica que él libraba en contra de los demonios de la desidia y del tiempo para devolverle a La Habana esa condición de maravillosa.

“50 años de su vida entregó, de manera íntegra, al rescate y salvaguarda del patrimonio histórico. No hay palabras ni somos capaces todavía de aquilatar todo lo que le debemos a Eusebio, cuánto hizo de bien por su ciudad, no solamente la de piedra sino también por sus ciudadanos. (…) Estamos hablando de un hombre en presente y tendremos que hablar mucho más de él en futuro porque Eusebio nunca será pasado. Todo los que nos legó son flechas que ha lanzado hacia la posteridad”.

Sin dudas este ha sido un duro golpe para todos los que amamos a la capital, en especial para aquellos que laboran en aras de la conservación y la protección de nuestro patrimonio cultural y las raíces que nos unen. El dolor es compartido más allá del círculo de amigos y familiares, los habaneros siempre estaremos en deuda con Leal.

Pin It

Escribir un comentario

Cuando haga su comentario tenga en cuenta que:
- No debe usar palabras obscenas u ofensivas.
- Los comentarios deben estar relacionados con el tema.
- No se publicarán los comentarios que incumplan las políticas anteriores.

Código de seguridad
Refescar

Copyright 2018 -- Empresa de Aplicaciones Informáticas, DESOFT. v 1.0 Ultima actualización 07 de febrero del 2019