Logo Logo
Banner 1-2.jpg

La Habana cumple sus compromisos de producción agrícola

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 5.00 (1 Vote)

habana cumple.jpg

A pesar de su alta urbanización, la capital cubana produce el 18 % de las producciones agrícolas que consume, en espacios urbanos y suburbanos, con énfasis en cosechas de ciclo corto.

Incrementar la siembra, el acopio, la producción de alimentos, las ventas a los mercados agropecuarios, las exportaciones y el procesamiento industrias de los productos agrícolas, son las prioridades de la agricultura cubana, que se acentúan en la actual etapa post COVID-19. Esas urgencias funcionan también para la capital cubana.

Aunque en una escala menor, la ciudad capital también produce alimentos, fundamentalmente cultivos de ciclo corto y en estas últimas semanas, cuando las lluvias han paralizado las cosechas en territorios que tributan a los mercados agropecuarios estatales, La Habana se ha mantenido como la única en cumplir sus compromisos de entrega.

En el programa televisivo Mesa Redonda, Gustavo Rodríguez Rollero, ministro del ramo, destacó la víspera que si bien en los meses de la epidemia el sector no se detuvo, son tiempos de continuidad por lo que mantiene misiones impostergables ya desde antes, con el fin de reducir la abultada cifra de importaciones de alimentos, reduciendo la dependencia externa, e incrementar las exportaciones, fuente de necesarios ingresos.

En Cuba, la epidemia llegó cuando apenas iniciaba la campaña de primavera, provocando atrasos en las siembras que solo ahora han podido ser recuperados. En ello incidió también la falta de combustible y limitaciones con los fertilizantes, entre otros. Sin embargo, para revertir la situación, se priorizó el combustible para la preparación y alistamiento de la tierra, se aseguraron algunos niveles de la semilla, se adoptaron medidas para perfeccionar el acopio y la comercialización. Según el ministro, se retomó el concepto de que para asegurar las producciones, se requiere una contratación eficiente, que llegue a todos los productores y se contrate los que realmente hay en las fincas.

Abastecimiento a La Habana

El ministro de la Agricultura dedicó un espacio al abastecimiento de La Habana, que demanda diariamente unas 500 toneladas de productos del agro. Según dijo, con las lluvias de los últimos 15-20 días se ha contraído considerablemente la entrada directa de productos desde territorios como Artemisa y Mayabaque, así como los transportados desde otras zonas del país mediante la Empresa Nacional de Acopio hasta llegar a apenas unas 70-80 toneladas, lo que provoca justas quejas acerca del desabastecimiento de los mercados.

“Nuestra tarea, la de los agricultores, de los comercializadores, las empresas y  los compañeros de acopio es sembrar, acopiar y producir para ponerle por lo menos 500 toneladas a la capital por las vías oficiales, amén de las formas de comercialización existentes”, dijo.

Los ausentes

El Ministro se refirió a dos de los productos cuya ausencia en el mercado generan hoy mayores inquietudes entre la población. Según explicó, para que exista presencia de carne de cerdo en los mercados, se necesita producir mensualmente unas 17 mil toneladas y hoy se entregan apenas alrededor de seis mil.

Las causas se ubican en la baja disponibilidad de alimentos provenientes de la importación, ya desde noviembre del pasado año, por lo que con el existente se ha priorizado a la reproducción. Ante ello, dijo, los productores han solicitado tierras para la siembra de alimento animal, entre ellos, yuca, además de semillas y combustible, como una manera de dejar de mirar al barco y suplir el déficit con producciones del campo.

En el caso del arroz, indicó, pese a atrasos registrados en la siembra en meses anteriores, debido a la falta de fertilizantes y plaguicidas, existe el compromiso de los productores de incrementarla en la actual campaña y no solo  recuperar los atrasos, sino también regar semillas por encima de las hectáreas previstas.

Tareas de hoy

Entre las tareas de la actual etapa se incluyen: agilizar la puesta en producción de áreas que permanecen ociosas o deficientemente explotadas y elevar la siembra de viandas, hortalizas, maíz en grano seco y los frutales, intercalando cultivos temporales de ciclo corto y completar con plantas la población que falta en cultivos permanentes.

A su vez, orientó mantener la prioridad de la agricultura urbana, suburbana y familiar, con cero canteros y cámaras vacíos en huertos intensivos, organopónicos y semiprotegidos, incorporar nuevos patios y parcelas al movimiento productivo, con el objetivo de lograr 10 metros cuadrados por habitante en esta modalidad. Esas son justamente las modalidades que existen en la capital cubana, con apenas el 0,4 por ciento de la superficie agrícola del país y una alta urbanización.

Otras líneas están dirigidas a profundizar el trabajo con los productores mediante la gestión y contratación, estimular la siembra y producción para el Programa de Abastecimiento Municipal con los productores a nivel de consejo popular, comunidades, unidades productivas y productores de cada territorio, con el propósito de cubrir las demandas locales.

Según destacó Rodríguez Rollero, entre las medidas en fase de implementación se encuentran el restablecimiento del aseguramiento al turismo, mediante la empresa Frutas Selectas y la atención a producciones destinadas al turismo, la exportación y las semillas.

Ante el actual panorama internacional y las dificultades financieras del país, resulta relevante priorizar el uso de los biofertilizantes, bioestimulantes y fertilizantes foliares, destinar los fertilizantes químicos principalmente hacia la producción de semillas y las áreas con fertirriego, incrementar la fabricación y aplicación de fertilizantes organominerales y abonos orgánicos con soluciones locales, así como la incorporación de abonos verdes producidos en las empresas agropecuarias, cooperativas y productores individuales.

El ministro de la agricultura orientó, igualmente, planificar y explotar al máximo las capacidades instaladas en los Centros de Reproducción de Entomófagos y Entomopatógenos (CREE) y las plantas de fabricación de bioproductos para garantizar la protección fitosanitaria, emplear los insecticidas naturales (tabaquina y aceite del árbol del Nim) para el control de plagas.

Dos nuevas medidas adopta el sector para los tiempos de recuperación, dijo Rodríguez Rollero: incrementar la gestión de fondos y financiamiento de proyectos dirigidos a desarrollar la producción de alimentos e intensificar las acciones con los organismos internacionales y establecer acciones  enfrentamiento ante el delito y las ilegalidades en el sector, en todos los eslabones de la cadena productiva, desde el productos agropecuario.

Fuente: Tribuna de La Habana/imop

Pin It

Escribir un comentario

Cuando haga su comentario tenga en cuenta que:
- No debe usar palabras obscenas u ofensivas.
- Los comentarios deben estar relacionados con el tema.
- No se publicarán los comentarios que incumplan las políticas anteriores.

Código de seguridad
Refescar

Copyright 2018 -- Empresa de Aplicaciones Informáticas, DESOFT. v 1.0 Ultima actualización 07 de febrero del 2019