Logo Logo
Banner 1-2.jpg

Apuesta por la inocuidad

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 1.00 (1 Vote)

Por : Raquel Sierra.

Cuando Yailiubis escuchó hablar del aceite en pomos de medio litro de aceite para la población de La Habana, a partir de noviembre, le salió del alma: “se acabó el invento”. Sin embargo, otros dos aspectos son esenciales en la entrega de productos envasados y sellados: la inocuidad y la calidad que también ganarán los consumidores.

Rolando Vázquez Martínez, jefe del Departamento de Aceite del Grupo Empresarial de la Industria Alimentaria (Geia), explica las razones que condujeron a tomar esa decisión: “Cuba importa aceite de soya a granel, que se distribuye a las provincias por ferrocisternas y de ahí, mediante pipas, hacia las bodegas donde existe un tanque de recepción para la venta minorista. Ese traspaso de tanque en tanque siempre afecta la calidad del producto porque no siempre tienen las condiciones higiénicas requeridas”.

Envasar los productos desde la industria, indica, ha sido un viejo sueño, devenido proyecto de desarrollo de la industria del aceite hasta 2030, que prevé en el futuro embotellar todo el destinado al consumo social y la canasta familiar y no distribuir nada a granel, con excepción del industrial, para empresas como Prodal, Papa´s & Company y Conservas.

Esa aspiración lleva inversiones. En 2017, el Geia, junto con Ecasol, que envasa el aceite para las tiendas en pesos convertibles, adquirieron una línea nueva para 6 000 botellas por hora, instalada en Regla. Esa inyección de tecnología le permite hoy a la Empresa de Aceites Comestibles asumir su compromiso con la red en CUC y, a partir de ahora, el destinado a la canasta familiar de los habitantes de la ciudad, indicó.

UNO POR DOS

Desde ya, la población capitalina recibirá un pomo de aceite Cocinero de medio litro por el valor de un peso que cubrirá la cuota de dos meses, en este caso, la correspondiente a noviembre y diciembre. La próxima entrega sería en enero.

De acuerdo con Diris Valdés, especialista principal del Departamento de Alimentos de la Empresa Provincial de Comercio, el vencimiento del producto es de un mes y en la ciudad deben recibirlo 2 133 358 personas. El envase sellado tiene en su etiqueta, como las normas, las características del producto: aceite de soya –similar al que se procesa para la venta en CUC-, así como la fecha de producción y vencimiento, además de la inscripción para el consumo normado.

De acuerdo con Vázquez, esta apuesta por la inocuidad implica un “esfuerzo tremendo del país, este producto es subvencionado, pues su costo supera al precio de su venta en el mercado”. Para envasar este alimento básico se importan la tapa y el nailon extensibles que conforman el paquete. Las preformas las produce la Empresa Militar Industrial Che Guevara mientras las etiquetas las fábricas Geocuba, ambas en Villa Clara. “Se puede hablar de un encadenamiento productivo, pues participan varias entidades de la industria nacional y tiene como fin garantizar la calidad, la inocuidad y el control”. A inicios de año, destacó el jefe del Geia, “hubo inestabilidad en la entrada de los buques, pero, ahora, la situación ha retomado el nivel programado”.

La distribución de este producto, que pondrá en circulación más de 2 millones de pomos cada dos meses, requiere de un actuar responsable de la población, para evitar que se sumen a los miles que contaminan los ríos y la bahía habanera, a la espera de un sistema de clasificación para los desechos sólidos, que permita su reciclaje.(Tomado de Tribuna de La Habana)

Pin It

Escribir un comentario

Cuando haga su comentario tenga en cuenta que:
- No debe usar palabras obscenas u ofensivas.
- Los comentarios deben estar relacionados con el tema.
- No se publicarán los comentarios que incumplan las políticas anteriores.

Código de seguridad
Refescar

Copyright 2018 -- Empresa de Aplicaciones Informáticas, DESOFT. v 1.0 Ultima actualización 07 de febrero del 2019